Cáncer de mama

Octubre: Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama

¿Qué es?

El cáncer de mama es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno. Puede afectar a cualquier mujer. Las posibilidades de que aparezca aumentan con la edad, en especial a partir de los 50 años.

Factores de riesgo y prevención

Aunque se desconocen las causas del cáncer de mama se reconoce que algunos factores aumentan el riesgo de enfermar:

  • Ser mayor de 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad pre-neoplásica de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama.
  • Tratamiento previo con radioterapia dirigida al tórax.
  • Terapia de reemplazo hormonal.
  • Primera menstruación a edad temprana.
  • Edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.

El sobrepeso, el sedentarismo, y consumo excesivo de alcohol son factores que se pueden evitar para disminuir el riesgo de tener cáncer de mama.

El cáncer de mama hereditario representa sólo alrededor del 5-10% de todos los casos de este tipo de cáncer.

Detección temprana

La mamografía puede detectar el cáncer de mama cuando el nódulo todavía no es palpable o lo es mínimamente. En estos casos es posible recurrir a tratamientos menos agresivos que los que se realizan cuando el cáncer está más avanzado.

Cuando el cáncer provoca síntomas y alteraciones de la mama detectables en el examen físico, se pueden observar retracción del pezón, cambios en la textura y el color de la piel, prurito o lesiones descamativas en el pezón.

Se recomienda que todas las mujeres de 50 a 69 años se realicen al menos una mamografía cada dos años junto a un examen físico de las mamas por parte de un profesional de la salud. Tanto las mujeres menores de 50 años como las mayores de 69, deben consultar con el médico acerca de la conveniencia de hacer o no una mamografía.

Ante una mamografía con una imagen sospechosa de cáncer o un examen físico que detecte una lesión visible y/o palpable en la mama, se deberá realizar una biopsia para definir el tratamiento.

La biopsia consiste en la extracción de células y tejidos que un médico patólogo observa en un microscopio para verificar si hay signos de cáncer.

Ante un diagnóstico confirmado de cáncer, se realizan estudios adicionales para evaluar su extensión y decidir el mejor tratamiento.

Autoexamen mamario

El autoexamen mamario es una herramienta básica para la prevención del cáncer de mama. Recomendaciones para hacerlo de forma sencilla y en minutos.

Señales de alerta:

  • Dolor en un seno (fuera del período menstrual)
  • Los pezones segregan líquido sanguinolento.
  • Engrosamiento en la mama, cerca de ella o debajo del brazo.
  • Cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Piel escamada, roja o hinchada en la mama, el pezón o la aréola.
  • Pezón que se vuelve hacia adentro de la mama.
  • Huecos en la mama parecidos a la piel de la naranja.

¿Cómo hacerse un autoexamen?

Además de realizarse los controles ginecológicos periódicos, es necesario que cada mujer aprenda a autoexaminarse y lo realice de forma rutinaria, por lo menos una vez al mes. Es recomendable realizarlo una o dos semanas después del período menstrual para evitar que los senos estén hinchados.

Existen tres posiciones básicas para realizar un examen completo de los senos:

Acostada:

  1. Recostarse con una almohada o una toalla doblada bajo el hombro derecho.
  2. Doblar el brazo derecho y colócalo bajo la cabeza.
  3. Con la mano izquierda, palpar el seno derecho, utilizando las yemas de tres dedos (el índice, medio y anular) para detectar abultamientos o masas.
  4. Ir cambiando los dedos de lugar de arriba hacia abajo.
  5. Presionar cada área del seno haciendo pequeños movimientos circulares y ejerciendo tres tipos de presión: la más ligera y suave para analizar el tejido más cerca de la piel. Una presión mediana, servirá para revisar la parte intermedia del tejido. La más intensa llegará hasta el nivel más profundo y más cercano a las costillas.
  6. Comprimir suavemente el pezón y observar si hay secreción.
  7. Repetir el proceso en el lado izquierdo.

De pie ante un espejo:

Esta parte del examen permitirá detectar cambios en la apariencia de los senos y los pezones. Colocarse ante un espejo con los brazos relajados a los costados del cuerpo. Procurando que el lugar esté bien iluminado, observar detenidamente los senos. Mirar los senos desde distintos ángulos y posiciones de los brazos. Cuando el examen se realiza con frecuencia, es cuando más se notan las posibles diferencias: cambios en el color de la piel o del pezón, o si surge alguna protuberancia.

De pie con el brazo levantado hacia el costado:

Esta posición permite revisar el área de la axila.

  1. Levantar un brazo a la altura del hombro.
  2. Con la mano opuesta, examinar la axila.
  3. Repetir del lado opuesto.

 

Fuente: Ministerio de Salud / OPS

Author Info

ViaSano Salud